La religión

En las montañas de Talamanca en Costa Rica, existe un pueblo indígena llamado Bribri, el cual ha logrado mantener gran parte de sus tradiciones ancestrales a pesar de los muchos y frecuentes intentos de los distintos tipos de conquistadores que se han presentado en los últimos 500 años.imagen_2_francis.jpg
Según la cosmología Bribri, su Dios creador Sibú, accedió a traerlos a este planeta con el acuerdo previo de que su labor principal era cuidarlo, cuidar a todos los elementos que cohabitan con ellos y ellas en las montañas donde han vivido por siglos. Montañas que cuentan hoy día, con recursos naturales de un valor incalculable, nacientes de agua, árboles de maderas preciosas, especies animales en peligro de extinción, plantas medicinales diversas, una biodiversidad envidiable por cualquier región del mundo en la actualidad. Incluso algunas compañías petroleras del extranjero han llegado a considerar la posibilidad de que yacientes petroleras sean ubicadas en territorio ya declarado como reserva indígena.


Sibú no solo es el dios creador del mundo y de los amerindios talamanqueños, si no que además se constituye como su máximo héroe cultural, pues según las leyendas aborígenes, Sibú vivió como hombre en la tierra. El mismo, instruyó a los seres humanos en todas las artes y las ciencias. Les enseñó a edificar sus cónicas viviendas, a cazar, a sembrar, les mostró las ocho danzas sagradas, los cantos de la creación del mundo y a vivir en armonía con el bosque tropical.
Sibú está en todas partes, habla todas las lenguas, tiene la capacidad de asumir formas humanas y animales. Dispone sobre la vida y la muerte. Sibú diseñó el mundo mágico del indio, y creó toda planta y ser viviente.
(Sibaja, 2008). Es por esta razón que la religion de estas personas no tiene limites culturales, esta con todos y de todas formas.

Los mitos


En la fase primordial de la mitología bribri, todo estaba en tinieblas, estado latente de la creación del cosmos, habitado únicamente por los srbulus, seres que vivan en cuatro mundos. En uno de estos cuatro mundos, había enormes piedras por todas partes, el suelo todo era de pura piedra.
Sibökomo: el dios creador
El primer ser que surge es Sibokomo (Sibökama: padre dios, kapa, rey, “el que manda") el cual salió de un árbol. Él tenía unas piedritas pequeñas con las que hablaba; con ellas curaba a la gente. Era un gran sukia. Entonces su piedrita vio que se podía hacer el mundo: “Ojalá mi padre me lleve a ver lugares por allá arriba”.
El lugar en donde estaba Sibokomo era abierto al vacío, no se veía nada, era infinito, infinito como el cielo, donde no hay nada. Estaba el señor ahí sin hacer nada, cuando la piedrita pensó: Allí abajo hay una muchachita; ojalá mi padre se la lleve a examinar lugares con nosotros. La muchacha es la sobrina de Sibokomo. Éste quiso tener relaciones con la sobrina; de ahí sale lo bueno y lo malo.
Ambos se van a otros mundos, en los que Sibokomo piensa crear la tierra, las aguas, el sol, la luna, etc. Una de las piedras mágicas de Sibokomo, el macho, se introduce en el vientre de Sitami, la sobrina, y la embaraza. De este embarazo nace Sibú.



La alimentación



IMG_1085.JPG

Los indígenas de Talamanca, comen yuca, ñame, plátano, carne de cerdo, pollo o piezas de caza. Siembran para su propio consumo, y desean comercializar sus productos pero (como siempre) el precio que les pagan es una miseria.(no consumen más leche que la que les dan sus madres hasta los tres años, su actividad más importante es la agricultura, principalmente el cacao y el plátano, también cultivan maíz, frijoles y tubérculos. Crían cerdos, cazan aves y pescan.
Su nutrición es muy buena y a pesar de que se ha querido introducir algunas variantes en sus dietas, éstas no ha sido muy aceptadas.

La cultura de nuestros indígenas en el campo de la agricultura ha demostrado durante cientos de años, que se puede producir sin necesidad de recurrir a semillas que han sido sometidas a algún tipo de modificación genética”.
La conservación por generaciones de las semillas criollas en el cantón de Talamanca ha sido parte de nuestra identidad cultural y, por lo tanto, “somos dueños de nuestras semillas y nuestro destino en este sentido”.




La Cultura



Ellos son uno de los pueblos que conservan en mayor grado su cultura como tradiciones, historias, leyendas, danzas, artes y otras costumbres milenarias. Sus conocimientos y valores indígenas son invaluables. Su expresión artesanal es la cestería y la fabricación de instrumentos musicales, para lo cual utilizan elementos naturales. Hacen hermosas artesanías con cuero, con madera y con jícara. El Bibrí, conserva su lengua en forma oral y en su escritura.

Los bribris al igual que el resto de pueblos indígenas en Costa Rica, cuentan con la legislación suficiente como para que sus derechos humanos y como comunidad indígena sean respetados (Ley 6172 o Ley Indígena y Convenio 169 de la OIT); sin embargo, los gobiernos costarricenses anteriores y especialmente el actual, evidencian sutil pero continuamente, que no es de su interés conservar ni ayudar a preservar las tradiciones ancestrales de estos pueblos, sino que sería de su mayor beneficio económico erradicar por completo a esta cultura ecológica, por varios motivos evidentes pero principalmente, por que les interesa apoderarse de su territorio para poder explotar y comercializar los recursos naturales que los y las bribris cuidan con esmero. Estas personas cuentan con un plan de resistencia basado en la conservación y apoyo al desarrollo de Awapa, o médicos indígenas, ya que estos, son guardianes de la cosmología y pilares del balance y la salud física y mental dentro de las comunidades indígenas.


Una de las grandes sorpresas que se puede llevar una persona al viajar a Talamanca (región montañosa de Costa Rica) es el ver a uno de los médicos tradicionales bribri iniciar un tratamiento curativo. El médico o awá, como le llaman ellos, no solo cura con plantas medicinales de las cuales tienen un profundo conocimiento, sino que también cura con cantos. El awá espera a que caiga la noche y empieza a cantar un canto suave durante largas horas, con frecuencia hasta la madrugada. Esa práctica la repite durante dos o cuatro noches. De primera entrada el observador que desconoce ese tipo de prácticas puede creer que se trata de supersticiones o prácticas de hechicería, sin embargo, un estudio más profundo de la cultura bribri nos puede conducir a un tipo de conclusión muy diferente.

La vivienda


015.JPG

Viven en Chozas con techos de paja o en casitas de madera, y una vez que se llega a bribri, hay que adentrarse a través de los ríos, que se cruzan en pangas. A partir de ahí solo se cuenta con los propios pies. Ellos no usan caballos y hay algunos pocos para jalar la carga, sin embargo, lo consideran una insana costumbre. Se ven algunos camioncillos destartalados, que ayudan con la carga, pero son escasos. Así se visitan diferentes poblados: Amubri, Suretka, Chase, entre otros.

Las mujeres indígenas luchan muy fuerte para protegerse y seguir manteniendo su identidad cultural, quieren que respeten sus valores autóctonos, por eso debemos trabajar en políticas públicas nacionales y específicas que permitan proteger la identidad de estos pueblos.





Jessica Chaves
Sibaja, A. (2008).La indómita Talamanca. Extraído el 5 de junio del 2009 desde http://www.astrocosas.com/sibowak_expresiones_aborigenes_de_costa_rica/.htm
chamanes_htm_mascaras_costa_rica/legado_cultural_mascaras_costa_rica_chaman_alberto_sibaja